ENTRE TIERRA Y CIELO:palabras de Massimo Olivetti para Gino Pellegrini y Maria Giulia Alemanno en La Habana

Maria Giulia Alemanno. Detalle de OCHÚN, acrílico cm 100 x 200, 2009

Maria Giulia Alemanno. Detalle de OCHÚN, acrílico cm 200 x 100, 2009

ENTRE TIERRA Y CIELO

Canto pictórico a los Orishas

Pero, ¿y cómo comenzó todo?

Al inicio fue la separación. Fuego y aire, tierra y mar, en un vórtice mecánico, en un tumulto que caracterizó esa época se dividieron y se separaron. Lo que había estado unido, ahora estaba dividido. Moléculas indistintas e indeterminadas se habían transformado en identidades precisas pero incompletas para poder asumir nombres y caracteres: Aire, Tierra, Agua, Fuego.

En el interior de cada partícula, cada fibra del ser conserva la memoria y el recuerdo de la laceración, de la ruptura violenta y el anhelo de la reunificación, del regreso a una ancestral compenetración.

El fuego cerca del aire quema la materia para transformarse en gas, perder su propia identidad y dispersarse en la atmósfera. Tierra y agua se envuelven, batallan y se funden en anhelados abrazos.

Y en las separaciones de la materia misma tienen sus orígenes los espíritus, los dioses, los intérpretes simbólicos de la metamorfosis del ser.

Ídolos totémicos, Orishas, expresiones del alma vital, del aire, de la tierra, del agua, del fuego. Identidades precisas, pero impropias, mutiladas e incompletas en su continua búsqueda de reunificación y compenetración.

Y en las separaciones tienen sus orígenes los hombres, también ellos un vínculo impropio entre cielo y tierra, entre espíritu y materia, también ellos mutilados y separados, también ellos en búsqueda de la comunión con los dioses. Hombres lacerados y rabiosos tal vez para recuperar en la aniquilación los lazos de unión perdidos.

Pero, ¿y cómo comenzó todo?

Allí en la Plaza Vieja en La Habana, el Día de los Reyes, el día cuando los esclavos devinieron reyes y los Orishas aún se reúnen y se sincretizan, el día cuando el misterio de la música y de la danza transforman y transfiguran, Maria Giulia Alemanno y Gino Pellegrini construyen una nueva génesis, un canto pictórico que recompone tierras y cielos, aguas y fuegos, hombres y dioses. Una Epifanía enigmática, un trance colectivo donde se consuma el deseo del regreso, la angustia del individuo fragmentado, dividido y separado de las sustancias que en sus orígenes lo componían.

Gino, durante años en Hollywood materializó los sueños de celuloide, construyó las dimensiones en las cuales se movían astronautas y monos, aventureros y amantes, madejas de vidas que transcurrían en la ficción creíble de sus escenarios.

Maria Giulia evoca en telas de saco a los Orishas, transportándolos del mito a la cotidianeidad, reuniéndolos y capturándolos en grumos pictóricos.

Juntos, allí en la Plaza Vieja, juntos en el carnaval santero, juntos en el Cabildo de los Reyes apresarán los sueños en la madera, reunirán con los colores la tierra y el cielo, devolverán a los Orishas el espacio para vivir muchas vidas y muchas muertes.

Fue así que comenzó todo, ahora puede continuar.

Massimo Olivetti – Crítico de arte

Traducción de Miriam Fernández

ENTRE TIERRA Y CIELO

Canto pictórico a los Orishas

Performance de

Gino Pellegrini y Maria Giulia Alemanno

6 de enero de 2010, desde las 16.00

Plaza Vieja

La Habana – Cuba

Para ulteriores informaciones:

Prof. Massimo Olivetti: +39 347 6793929
Museo Casa de África
157 Obrapía, La Habana Vieja, La Habana, Cuba
Tel: +53 7 615798
africa@cultural.ohch.cu

olivettim@tiscali.it
crescentmg@gmail.com

www.mariagiulia-alemanno.com


Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

Translate »